Tenis: Open de Australia: Primera ronda (11)

Fognini vs Munar

Con Fabio Fognini siempre que le vemos a estos niveles sucede lo mismo. Es el indiscutible favorito a nivel tenístico pero siempre puede suceder como en Auckland que ante Kohlschreiber decidió que no quería seguir compitiendo y se arrastró sobre la pista. Siendo un Grand Slam me imagino que se implicará pero con el italiano ya no sabes nunca que esperar. Delante tendrá a un Jaume Munar que le obligará a largos intercambios y a tener que sudar sobre la pista y ello no siempre le gusta a Fabio.

Jarry vs Mayer

Si este match se hubiera disputado la pasada semana Jarry habría partido como indiscutible favorito y su cuota apenas habría llegado al 1’50. En cambio ahora le tenemos como no favorito pero los motivos son claros. Después de dejar muy buenas sensaciones en Doha se tuvo que retirar del ATP de Sidney por problemas en el pie y ahora su estado es más que dudoso. Por su parte Mayer llegaba totalmente hundido con una racha muy negativa pero en Auckland rompió esa dinámica con dos meritorias victorias ante Johnson y Berrettini. Ahora todo debería depender del estado del pie de Jarry.

Ivashka vs Jaziri

Como sucede cada temporada Malek Jaziri llega a las primeras citas del año con un sobrepeso muy evidente, fuera de todo ritmo competitivo y se dedica a recoger cheques. La imagen que nos dejó en Pune y en Sidney fue muy negativa y además en la cita australiana se acabó retirando cuando quedaba muy poco para terminar el match por problemas en la rodilla. Es por eso que ahora a 5 sets no me ofrece ningún tipo de garantías. Delante tendrá al ruso Ivashka que llegará pletórico de moral y confianza ya que ha accedido a la final del ATP de Canberra. Ha arrasado a sus oponentes pero ahora llegará desgastado a esta cita. Aún así es merecidamente el gran favorito viendo el estado con el que llega su adversario.

Carreño vs Vanni

El español apenas ha disputado un encuentro en este 2019 pero fue suficiente para demostrar que ha dejado estar los problemas físicos que le lastraron en el tramo final del 2018 y que está en condiciones de competir con garantías. Delante tendrá a un adversario que ha superado la fase previa pero que tiene un nivel muy pobre y lleva tiempo anclado en el circuito challenger. La diferencia entre ambos es abismal por lo que Pablo no debería tener problemas para avanzar a la segunda ronda.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.